Volver a página principal
2011-02-16
Desatar Ligaduras de Impiedad II
La ligadura es diferente pues con la atadura la persona quiere ser libre, pero con la ligadura ha venido un acostumbramiento y la persona la justifica, y dice que no que así nació, así es su temperamento. La ligadura, liga, se hace un estilo de vida. Una cosa es la amistad, otra el amor y otra la ligadura de impiedad. Estar ligado a una persona se presenta cuando una no puede vivir por la falta de la otra. Es una ligadura muy fuerte que hace daño. En el 1970 los estudiosos de la conducta estudiaron este fenómeno que se estaba popularizando en el mundo, la codependencia. Pero esto está en la Biblia desde el Génesis.

Isaías 58:6¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo?

Hay un ayuno escogido por Dios, no es el ayuno impuesto por la ley, sino aquel que desata la ligadura de impiedad. Muchos ignoran qué son las ligaduras de impiedad. Pero el mismo Señor Jesús enseñó sobre este tema. Tal como la vez que en la sinagoga liberta a una mujer que había estado ligada por Satanás por 18 años, y se manifestaba por tenerla encorvada hacia abajo.

 Una atadura es algo que nos ha sido impuesto y la persona se lo quiere quitar. Como Lázaro cuando fue resucitado por Jesús, salió dando brinquitos porque estaba atado de manos y pies. Jesús lo resucitó, pero sus discípulos fueron mandados a desatarle manos y pies, y quitar de su cara el sudario; estas cosas le impedían mostrar su identidad. Los hombres le habían impuesto estas ataduras, y fueron usados hombres también para desatarlo. Hay gente que ya ha creído pero está atada.

 La ligadura es diferente pues con la atadura la persona quiere ser libre, pero con la ligadura ha venido un acostumbramiento y la persona la justifica, y dice que no que así nació, así es su temperamento.

La ligadura, liga, se hace un estilo de vida. Tal como la mujer ligada, cuya joroba seguramente fue creciendo, y seguro que ella se había acostumbrado a ella, y hasta se hacía su ropa adaptada a su problema. La ligadura es más difícil porque en realidad la persona no quiere ser libre.

 Estas ligaduras llevan a las personas a hacer obras impías, y aún siendo cristianos, caen en una práctica de cosas, tales como el hablar mentira. Hay tres tipos de ligaduras según las escrituras: a cosas, a personas, a situaciones. En la primera parte vimos las ligaduras a cosas u objetos. Como aquellos que están ligados al cigarro, o a la bebida. Saben que estas cosas le hacen daño pero ellos se auto justifican. Hoy en día también hay ligaduras a los celulares, los computadores y el internet. El problema no está en los objetos sino en nosotros dejarnos dominar por ellos. Hay personas que están ligadas a la televisión; a marcas de ropa;

 "Todas las cosas me son lícitas, pero no todo conviene. Todas las cosas me son lícitas pero yo no me dejaré dominar por ninguna".

 Ligadura de Impiedad hacia una persona

Una cosa es la amistad, otra el amor y otra la ligadura de impiedad. Es cuando las personas no pueden vivir por la falta de otra. Es una ligadura muy fuerte que hace daño. En el 1970 los estudiosos de la conducta estudiaron este fenómeno que se estaba popularizando en el mundo. Pero esto está en la Biblia desde el Génesis.

 Gen 25:27-28 Y crecieron los niños, y Esaú fue diestro en la caza, hombre del campo; pero Jacob era varón quieto, que habitaba en tiendas. Y amó Isaac a Esaú, porque comía de su caza; mas Rebeca amaba a Jacob.

Isaac se casó a los 40 pero pasó 20 años sin tener hijos. Y Rebecca fue madre a los 40 años. Cuando dio envió la bendición nacieron dos hijos: Jacob y Esaú. Estos hijos tenían problemas en el vientre, porque se peleaban entre sí, porque Dios dijo que había dos hijos dentro de ella y que cada uno representaba un pueblo, y que el mayor serviría al menor.

Ambos hermanos eran de temperamento muy diferente y cada uno de los padres se identificó con uno de los hijos. La mamá se inclinó hacia el más débil para cubrirlo, y aunque esto aparentaba estar bien, la verdad es que ellos se dejaron dividir por sus hijos. Dios nos da los hijos para unirnos, no para dividir, o para dividírselos. Rebecca debió amor a los dos hijos.

¿De dónde le salió esta conducta a Isaac?

El repitió el patrón de conducta de su padre, quien tuvo otro hijo con la sierva Agar. Tengamos cuidado. Cuando una pareja está pensando casarse hay que trabajar en romper los patrones de conducta erróneos antes de casarse.

Gen 27:1   Aconteció que cuando Isaac envejeció, y sus ojos se oscurecieron quedando sin vista, llamó a Esaú su hijo mayor, y le dijo: Hijo mío. Y él respondió: Heme aquí. Y él dijo: He aquí ya soy viejo, no sé el día de mi muerte. Toma, pues, ahora tus armas, tu aljaba y tu arco, y sal al campo y tráeme caza; y hazme un guisado como a mí me gusta, y tráemelo, y comeré, para que yo te bendiga antes que muera.   Y Rebeca estaba oyendo, cuando hablaba Isaac a Esaú su hijo; y se fue Esaú al campo para buscar la caza que había de traer.

Gen 27:6-10 Entonces Rebeca habló a Jacob su hijo, diciendo: He aquí yo he oído a tu padre que hablaba con Esaú tu hermano, diciendo: Tráeme caza y hazme un guisado, para que coma, y te bendiga en presencia de Jehová antes que yo muera. Ahora, pues, hijo mío, obedece a mi voz en lo que te mando. Ve ahora al ganado, y tráeme de allí dos buenos cabritos de las cabras, y haré de ellos viandas para tu padre, como a él le gusta; y tú las llevarás a tu padre, y comerá, para que él te bendiga antes de su muerte. 

Jacob tenía 40 años. Rebecca lo llamó y le habló de lo que había dicho Isaac al Esaú. Ella tuvo la idea de que Jacob se disfrazara, y se hiciera pasar por Esaú. Ella mandó a buscar dos chivitos y que los trajera que ella se los iba a guisar. Esta madre propició toda la mentira, estaba sobreprotegiendo al otro hijo y tenía todo planificado porque ella quería controlar la situación. Sin embargo, Esaú estaba fue en busca de su caza, e iba prepararle a su padre su propio guiso.

Las personas con ligadura de impiedad con otras personas, están tan absortos en proteger, cuidar que hacen que sus vidas giren en torno a esto. Uno quiere ser el salvador y rescatador, y solo vive para eso. Es bueno ayudar, pero no se puede estar ligado a otra persona. El que está ligado a otro o es codependiente emocional, tiene un comportamiento que se caracteriza por la necesidad de tener el control sobre la otra persona porque la que está ligada tiene una baja auto estima, por un auto concepto negativa, por el miedo a ser abandonado, por ideas obsesivas o conductas compulsivas.

Características de los co-dependientes

Se han realizado estudios a nivel de la conducta humana cuyos resultados se pueden comprobar a la luz de las Escrituras.

Gen 27:35 Vino tu hermano con engaño y tomó tu bendición.

Esto llegó hasta un deseo de un hermano queriendo matar a otro, producto de una madre que cultivó una ligadura de impiedad hacia uno de sus hijos, y el hijo que se dejó ligar. Hay gente que uno la quiere ayudar, que puede tener como problema la deuda. Entonces uno le pregunta cómo está la situación, y dice que está muy endeudado, con las tarjetas llenas.

Esta persona hasta se pregunta dónde está Dios. Pero no saldrá de ahí hasta que no entienda que la causa es que no puede gastar más de lo que gana.

Entonces se le dice que se orará y se pedirá a Dios una salida, para que le haga el milagro. Y Dios se lo permite saldar. Si fuera una persona sensata, ¿qué tendría que hacer con ese montón de tarjetas de crédito? Debería aprovechar para cancelarlas.

Cómo se rompe una ligadura de impiedad

Juan 8:31-32 Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi Palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.

Los que hemos creído en Cristo debemos permanecer en la Palabra, para conocerla y vivirla. La permanencia nos hace ser discípulos. Y la verdad nos hace libres.

Ministración:

Declara esto: "Si el Hijo me libertare, seré verdaderamente libre."

Este mensaje es para personas que sin darse cuenta siempre están pendientes de la vida de otro, pero se ha vuelto una ligadura, algo enfermizo. También hay personas que como Jacob se han dejado ligar y no puedes alcanzar el plan que Dios trazo para ellos. El plan de Dios no era que él fuera Jacob, sino que fuera Israel.

Hay personas que no pueden ser felices porque dependen de otra persona, sin la cual no pueden ser felices. La única ligadura buena es que nuestro espíritu se ligue al Espíritu de Dios. Hoy Dios quiere liberar personas, especialmente los que se sienten que los ligaron o que están ligando a otros.

Si tienes problemas con tu temperamento, si eres demasiado melancólico, o flemático o colérico, dile a Dios que no quieres tener ese temperamento.

Dios está llamando también a personas a romper ligaduras de ataduras sexuales, pornografía, compra compulsiva. Aquellos que han querido romper hábitos pero no ha podido con ellos, porque le gustan.

 Pueden ser hasta con un tipo de comida. Porque hay gente que no puede comer una comida porque le hace daño pero no la deja porque le gusta. Y queremos echarle la culpa siempre al enemigo. No se trata del enemigo, sino que a uno le gusta su ligadura.

Pero el principio de la liberación inicia cuando uno reconoce que algo lo está ligando.