Volver a página principal
2011-02-09
Desatar Ligaduras de Impiedad
No es lo mismo atadura y ligadura. Atadura es cuando uno quiere pero no puede, y tiene que venir otro y desatarle. La ligadura es algo que convive con la persona y ésta la hace su forma y su estilo de vida. Hay gente que se le dice que Jesús lo puede cambiar, no acepta porque dice que aís nació. Hay cosas que a uno le pueden hacer daño pero las tolera y le gustan. Esto es ligadura. Hay tres grupos de ligaduras: A objetos, a situaciones, a personas.

 

Lucas 13:10,11 Enseñaba Jesús en una sinagoga en el día de reposo; y había allí una mujer que desde hacía dieciocho años tenía espíritu de enfermedad, y andaba encorvada, y en ninguna manera se podía enderezar.

Una mujer que tenía 18 años con un espíritu de enfermedad. Seguramente había ido mucho al médico, y quizás había recibido buenos medicamentos, pero el pasaje nos dice que era un espíritu de enfermedad. Hay que poner el equilibrio, porque no toda enfermedad es espiritual, pero hay enfermedades provocadas por espíritus. No debemos irnos a ninguno de los extremos. Recordemos que Cristo sana, pero también liberta.

A esta mujer le provocaba su aflicción una joroba, o curvatura que no la dejaba ponerse derecha. Le fue creciendo y cada vez iba peor. Le impedía mirar hacia arriba y levantar sus manos al cielo. En sentido espiritual, esto representa las personas que andan para abajo y no pueden alabar o mirar hacia arriba.

Seguramente su ropa sería confeccionada con adaptación a su joroba. Esa mujer hizo de su joroba un estilo de vida. Andaba siempre encorvada y de ninguna manera se podía enderezar. Quizás alguien había intentado enderezarla antes pero no se podía, pues el único que puede enderezar se llama Jesús el Hijo de Dios.

Había mucha gente en la sinagoga, pero Jesús lo primero que hizo fue que la vio, porque el Señor se interesa en personas así. En las iglesias puede haber personas ligadas. Gente con gran potencial, pero que deben ser libertadas. Hay mucha gente que lo que hace es mirar para abajo, y cada vez está más encorvada. Luego Jesús la llamó, entresacándola de los demás. Y posteriormente, la declaró libre de su enfermedad y puso las manos sobre ella.

Vemos que Jesús hizo cuatro cosas: la vio, la llamó, la declaró libre y puso sus manos sobre ella. El ciego de Betsaida, Jesús lo tomó de la mano y lo sacó de la aldea, e hizo con él todo un proceso antes de que se materializara el milagro. Sin embargo con otros milagros el proceso fue más sencillo. Pero con esta mujer fue otro proceso de 4 pasos. Con la mujer del flujo de sangre, fue diferente. Ella lo vio en medio de la multitud, y ella fue por detrás y tocó el borde de su manto. Pero esta mujer de hoy, fue alcanzada por el Señor.

Jesús está entrando a lugares y quiere desatar a los que le pertenecen. Jesús sabía que una persona ligada no puede hacer nada, así que por eso Él lo hizo todo. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo" (1 Juan 3:8).

La mujer se enderezó cuando el Señor la sanó. Notemos que Jesús la sanó y luego ella se enderezó. Hay personas que quieren ser libres de algo, y Jesús lo hace, pero no queman los puentes con su pasado. Ella se enderezó para glorificar a Dios. Donde Cristo pasa, algo pasa.

¿Qué provocó esto?

Seguro hasta le sonó la columna. Ella estaba estrenando su columna, por fin podía mirar a las personas a los ojos, y glorificar a Dios mirando hacia arriba y levantando sus dos manos.

Lucas 13:14 El principal de la sinagoga se enojó porque el milagro fue hecho en sábado.

Esa mujer tenía más de 18 años yendo a esa sinagoga pero no encontró sanidad en la religión, sin embargo, en Cristo hay sanidad y liberación. La mujer estaba atada a la enfermedad, pero el principal de la sinagoga estaba atado a un día de reposo. Vio el milagro pero no le importó. Jesús los reprendió por su hipocresía.

Lucas 13:15-16 Entonces el Señor le respondió y dijo: Hipócrita, cada uno de vosotros ¿no desata en el día de reposo su buey o su asno del pesebre y lo lleva a beber? Y a esta hija de Abraham, que Satanás había atado dieciocho años, ¿no se le debía desatar de esta ligadura en el día de reposo?

 

¿A qué equivaldrían hoy un buey o un asno? Estos representaban un tractor de hoy en día. Eran valiosos y por lo tanto, aún si fuera día de reposo los desataban para darles de beber. El agua de Cristo es agua de vida, pero también de liberación.

Esta mujer era más valiosa que cualquier buey o asno. Jesús la veía como alguien bien valioso que colaboraría con la obra, no obstante fuera una persona ligada. Una hija de Abraham, de la descendencia, que había sido atada por Satanás por 18 años. No todos están endemoniados, pero sí hay gente atada. Había que desatarla porque ella valía más que un buey o asno. En esos 18 años pasados ella no fue feliz, no podía testificar, no podía levantar sus manos, y estaba limitada.

Quizás tu ligadura no sea producto de un espíritu de enfermedad, sino que hay algunas que provienen de las misma mañas o malas costumbres de uno.

Atadura y ligadura

Jesús amaba a María, Marta y Lázaro. Marta servía, Lázaro se iba, y María era la que se sentaba a sus pies. Cuando Lázaro tenía 4 días de muerto, y estaba en la tumba, Jesús vino a resucitarlo, pero lloró al ver a María llorando postrada a sus pies. Jesús se conmovió por la intercesión y oración de una mujer. Entonces vino el clamor de Cristo.

Mucha gente ha estado orando e intercediendo por sus familias y sus Lázaros. Ahora viene el momento cuando verás que tus lágrimas no han caído a tierra. Jesús dirá de nuevo: "Lázaro, ven fuera". Cuando Lázaro salió, el que había estado muerto, vino saltando. Jesús lo resucitó pero fueron los discípulos quienes tuvieron que desatarlo de las ligaduras y quitarle el sudario".

Un atado no puede salir corriendo, y si sus manos están atadas no puede sembrar, retener la bendición o bendecir. Las manos del que era libre, las dejó clavar, para por sus heridas y fuéramos hechos libres.

Una persona con los pies atados, no puede correr, ni caminar recto. La única forma de moverse es dar un brinquito. Solo despega un poquito y vuelve a la tierra. Se necesita desatar los pies para caminar libre. Y también quitarle el sudario para que se vea tu identidad y alabes a Dios.

No es lo mismo atadura y ligadura. Atadura es cuando uno quiere pero no puede, y tiene que venir otro y desatarle. La ligadura es algo que convive con la persona y ésta la hace su forma y su estilo de vida. Hay gente que tiene un mal temperamento y se le dice que Jesús lo puede cambiar, pero dice que no, que porque así nació. Hay cosas que a uno le pueden hacer daño pero las tolera y le gustan. Esto es ligadura.

Hay tres grupos de ligaduras:

A objetos – a cosas.

A situaciones – a un lío, al chisme, a los problemas.

A personas

Lucas 13:17 Al decir él estas cosas, se avergonzaban todos sus adversarios; pero todo el pueblo se regocijaba por todas las cosas gloriosas hechas por él.

Tengamos cuidado porque la gente no quiere ser libre, y cuando Dios liberta y el pueblo se regocija, quien ataca más es el religioso.

Ligaduras de Impiedad a las Cosas

A partir de 1980, los que estudian la conducta, vieron estos fenómenos. Hoy en día uno de los problemas principales que hay es la co-dependencia emocional.

Al cigarrillo.

Cristo abre las cárceles. Él las abre, pero es uno el que sale.

Al celular.

Las parejas no pueden estar en la intimidad, por estar atadas al famoso celular Blackberry. No es objeto en sí, sino lo que uno hace con él. Con un cuchillo puedo cortar un pedazo de carne, pero también puedo matar una persona.

Jdg 1:7 Entonces dijo Adoni-bezec: Setenta reyes, cortados los pulgares de sus manos y de sus pies, recogían las migajas debajo de mi mesa; como yo hice, así me ha pagado Dios. Y le llevaron a Jerusalén, donde murió.

 

Estamos en la generación de los pulgares, estos representan la identidad. Vemos a Adoni Bezec, el señor de los relámpagos, que había mandado a cortar los pulgares de las manos y de los pies a setenta reyes y los tenía comiendo migajas. Esto nos habla de las personas a quienes el mouse o el control los controla.

Recordemos también que a los sacerdotes se les ungían los pulgares con vino y aceite.

A la televisión. No tiene tiempo para nada, pero pasa horas viendo televisión.

Al Internet – Hay gente que pasa horas enteras ahí conectado, y no precisamente por razones de trabajo, y tampoco tiene tiempo para otras cosas, o para la familia.

A las Marcas de Ropa – hay gente que si no usa tal marca, mejor no compra. Por eso las compra hasta falsificada.

1 Co 6:12 Todas las cosas me son lícitas, mas no todas me convienen. Todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna.

Ataduras con las personas que no podemos soltar

Es una atadura que no la puedo soltar, que siento que no vivo. Cuando alguien o algo domina a una persona y ésta lo consiente es una adicción o codependencia. Ahora hay adicciones de todo tipo, pero la Biblia las llama ligadura de impiedad. En Cristo, la unción pudre los yugos.

Isaías 58 nos habla del ayuno escogido por Dios y dice en el verso 6: "¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo?"

 

Hay gente que burlándose y mientras más lo hacen más se le aprietan las ataduras. Este es un tema serio. Hay vidas que no están teniendo el deleite porque son codependientes, adictos. Sea como sea, Jesucristo liberta.

Isaias 28:22 Ahora, pues, no os burléis, para que no se aprieten más vuestras ataduras; porque destrucción ya determinada sobre toda la tierra he oído del Señor, Jehová de los ejércitos.

Prov 23:29-35 ¿Para quién será el ay? ¿Para quién el dolor? ¿Para quién las rencillas? ¿Para quién las quejas ¿Para quién las heridas en balde? ¿Para quién lo amoratado de los ojos? Para los que se detienen mucho en el vino, para los que van buscando la mistura. No mires al vino cuando rojea,  cuando resplandece su color en la copa. Se entra suavemente; más al fin como serpiente morderá, y como áspid dará dolor. Tus ojos mirarán cosas extrañas, y tu corazón hablará perversidades. Serás como el que yace en medio del mar, o como el que está en la punta de un mastelero. Y dirás: me hirieron, mas no me dolió; me azotaron, mas no lo sentí; cuando despertare, aún lo volveré a buscar.

El lamento será para el que se detiene, porque hoy como nunca el enemigo está volviendo a las personas adictas al alcohol, los cigarrillos, las drogas, y muchas cosas más. Cuando uno quiere hacer dieta, pone cuidado y hasta se aleja de la cina. Igualmente, pongamos cuidado porque todo comienza con la vista. Ya no es el licor solamente sino que se van tomando los sentidos, y el alcoholizado comienza a hacer cosas que ni se imaginaba, y pierde el control y la defensa.

Gente ligada al fiado y la tarjeta. Gente ligada a la compra compulsiva.

La liberación inicia cuando uno reconoce que está ligado. Jesús vino para romper las ligaduras. Cristo vino para hacernos libres. En el lugar donde el diablo te quiso vencer, Jesús te hace más que vencedor. Satanás creyó vencer a Cristo en la cruz del calvario, pero ahí lo vencieron a él.