Volver a página principal
2009-03-25
Salario, Recompensa y Galardón
La confianza en Dios nos permite obtener no un simple galardón, sino un "grande" galardón. Dios es el maestro por excelencia, El quiso dar verdades espirituales, dejando enseñanzas físicas.

Quiero hablarte de salario, recompensa y galardón. La confianza en Dios nos permite obtener no un simple galardón, sino un "grande" galardón. Dios es el maestro por excelencia, El quiso dar verdades espirituales, dejando enseñanzas físicas. 

Hebreos 10:35-39 "35 No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; 36 porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.37 Porque aún un poquito, y el que ha de venir vendrá, y no tardará.38 Mas el justo vivirá por fe; y si retrocediere, no agradará a mi alma.39 Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma". 

 SALARIO

Todo el antiguo testamento es una sombra, una figura para nosotros. Evidencia todo lo que habría de venir. Dios dejó figuras en él, y una de ellas fue el tabernáculo. Dios oye y ve lo de dentro.   La Biblia dice que el obrero es digno de su salario. El término salario comenzó a usarse a partir de un momento en la antigüedad donde las marquetas de sal llegaron a ser de determinado valor, y con ellas se les pagaba a todo aquel que trabajaba. El salario es la recompensa de lo que el hombre hace mediante su trabajo.  Jesús habló del salario. Sorprendió a los discípulos cuando habló  a una samaritana, y luego les dijo: Juan 4:34 ... Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra. Los discípulos le preguntaban a Jesús por qué no había comido, mientras que para Jesús la prioridad era salvar una samaritana.

Juan 4:35 "¿No decís vosotros: Aún faltan cuatro meses para que llegue la siega? He aquí os digo: Alzad vuestros ojos y mirad los campos, porque ya están blancos para la siega".  Jesús les estaba enseñando no en lo natural, sino a ver de parte de Dios. El señor Jesús nos quiere enseñar no solamente a ver la siembra, sino la cosecha. Esa es una de las claves que se aprenden en Dios.  

Juan 4:36-38 "Y el que siega recibe salario, y recoge fruto para vida eterna, para que el que siembra goce juntamente con el que siega. 37 Porque en esto es verdadero el dicho: Uno es el que siembra, y otro es el que siega.38 Yo os he enviado a segar lo que vosotros no labrasteis; otros labraron, y vosotros habéis entrado en sus labores".

Al final a todos se les paga. Ahí estaba hablando del trabajo en equipo. Hay un salario para el que siembra o el que siega. El salario va a depender de lo que se siembra en el trabajo.   

RECOMPENSA

1 Corintios 3:7-8 "7Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento.8 Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor". 

Según tu labor va a ser tu recompensa. Dios no da lo que pedimos sino lo que necesitamos. La recompensa en Dios tiene una característica, uno tiene que buscarla. Hay recompensas que uno necesita verla en Dios.  

Salmo 5:1-4 "1 Escucha, OH Jehová, mis palabras; Considera mi gemir. 2 Está atento a la voz de mi clamor, Rey mío y Dios mío, Porque a ti oraré. 3 OH Jehová, de mañana oirás mi voz;  De mañana me presentaré delante de ti, y esperaré 4 Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad; El malo no habitará junto a ti "

La Biblia dice que muchas veces Dios nos escucha de mañana.

Salmos 1:1-3 " 1 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado;  2 Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche.  3 Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará". 

Hay recompensa en la oración en privado. Jesús enseñó que a la hora de orar, se podría orar en público o en privado. Hay tres cosas que si se hacen en lo privado que tienen recompensa:

  1. AYUNO EN PRIVADO: Cuando ayunes unge tu rostro que no te mira, y el Dios que te ve en lo secreto, te recompensará en lo público.
  2. OFRENDA EN PRIVADO: Cuando des ofrenda, no hagas sonar trompeta, sino lo que de tu mano derecha, no lo sepa tu mano izquierda, y tu padre que te ve en lo secreto te va recompensar en lo publico.
  3. ORACIÓN EN PRIVADO: Cuando ores, no te pongas en las plazas como los hipócritas a hacer grandes oraciones.

GALARDON 

Mateo 5:11-12  "11 Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.12 Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros".

Hay un galardón en los cielos. La Biblia dice que el hombre coma y se goce del trabajo de sus manos. Que trabajes y te guste tanto lo que haces que te paguen por hacerlo. 

Lucas 6:35-36   "35 Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo; porque él es benigno para con los ingratos y malos.36 Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso". Aquí dice que cuando yo amo a mi enemigo y le hago el bien recibo un galardón. 

¿Cuál es la diferencia entre salario, recompensa y galardón?

Salario es lo que te corresponde por tu trabajo. Recompensa es cuando haces algo o tienes algo, mientras que el galardón es un premio o reconocimiento que se le entrega a alguien que no solo se beneficia a si mismo, sino para bienestar de otros.

2da Juan 7-9 "7Porque muchos engañadores han salido por el mundo, que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Quien esto hace es el engañador y el anticristo.8 Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, sino que recibáis galardón completo. 9 Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo". No te dejes Engañar por el engañador.

Apocalipsis 22: 12 " 12 He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo,  para recompensar a cada uno según sea su obra". Confía en Dios y no en las circunstancias.