Volver a página principal
2009-05-20
Victoria sobre aguas, ríos, fuego y llamas
Isaías 43:2 "Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti". Si tu crees en el señor, esa es promesa para ti. Hay momentos de clamar y tiempos de creer en lo que clamaste. Las promesas se alcanzan, pero hay que esperarlas con paciencia.

Isaías 43:2 "Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti". Si tu crees en el señor, esa es promesa para ti. Las promesas se alcanzan, pero hay que esperarlas con paciencia. Cuando Dios promete algo, El lo cumple. Isaías 43:1"Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú".

Jehová es nuestro proveedor. Hay que conocerlo como Jehová de los ejércitos. No podemos conocerlo cuando estamos tensos o ansiosos. Tú y yo tenemos un origen. Dios es nuestro creador. Nosotros sabemos que fuimos creados por Dios.

Tú y yo tenemos un diseño, porque fuimos diseñados por Dios en un plan.

No somos producto de la casualidad. Tenemos un redentor que se llama Jesucristo. La sangre de Jesucristo nos redimió. Nosotros valemos más que el oro y la plata. Tenemos un nombre y una identidad.

Le pertenecemos a Dios. Habrá momentos en que pasarás por las aguas, el fuego; pero nada acontecerá porque El está con nosotros.

Éxodo 2:1-2"1 Un varón de la familia de Leví fue y tomó por mujer a una hija de Leví, 2 la que concibió, y dio a luz un hijo; y viéndole que era hermoso, le tuvo escondido tres meses".

Éxodo 1:22 "Entonces Faraón mandó a todo su pueblo, diciendo: Echad al río a todo hijo que nazca, y a toda hija preservad la vida".

1 Pedro 3:21"21 El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo".

Hemos salido a nueva vida.

Éxodo 2:3 "3 Pero no pudiendo ocultarle más tiempo, tomó una arquilla de juncos y la calafateó con asfalto y brea, y colocó en ella al niño y lo puso en un carrizal a la orilla del río".

Éxodo 2:7-10 "7 Entonces su hermana dijo a la hija de Faraón: ¿Iré a llamarte una nodriza de las hebreas, para que te críe este niño? 8 Y la hija de Faraón respondió: Ve. Entonces fue la doncella, y llamó a la madre del niño, 9 a la cual dijo la hija de Faraón: Lleva a este niño y críamelo, y yo te lo pagaré. Y la mujer tomó al niño y lo crió. 10 Y cuando el niño creció, ella lo trajo a la hija de Faraón, la cual lo prohijó, y le puso por nombre Moisés, diciendo: Porque de las aguas lo saqué".

Dios hizo pasar a Moisés por las aguas, y nunca lo dejó. Cuando Moisés tenía ochenta años, Dios lo llama a liberar su pueblo. Hay momentos de orar, pero hay momentos de creer por lo que oramos. La Biblia dice que tenemos que clamar.

Dios no va a ser nuestro todo, hasta que sea lo único que tengamos.

Hay momentos de clamar y tiempos de creer en lo que clamaste. Dios estaba utilizando a Moisés para sacar un pueblo utilizando aguas. En el lugar donde el diablo te quiso vencer, Jesús te hace más que vencedor. Tú serás de bendición para otros.

Éxodo 14:30-31 "30 Así salvó Jehová aquel día a Israel de mano de los egipcios; e Israel vio a los egipcios muertos a la orilla del mar. 31 Y vio Israel aquel grande hecho que Jehová ejecuto".

Debemos escapar de las aguas de Mara, porque son aguas de amargura. Cuando sentimos igual que Cristo, seremos vencidos por El. Cuando sentimos igual que el enemigo, seremos vencidos por el. No te amargues. Moisés clamó a Dios, y las aguas de amargura fueron endulzadas.

La gracia de Dios alcanza hasta el más vil pecador. Debemos pedirle al señor que endulce nuestras aguas.

Éxodo 17:1 "Toda la congregación de los hijos de Israel partió del desierto de Sin por sus jornadas, conforme al mandamiento de Jehová, y acamparon en Refidim; y no había agua para que el pueblo bebiese".

 

Cuando pases por las aguas, Dios estará contigo.

Números 20:1-6 "1 Llegaron los hijos de Israel, toda la congregación, al desierto de Zin, en el mes primero, y acampó el pueblo en Cades; y allí murió María, y allí fue sepultada. 2Y porque no había agua para la congregación, se juntaron contra Moisés y Aarón.3 Y habló el pueblo contra Moisés, diciendo: ¡Ojala hubiéramos muerto cuando perecieron nuestros hermanos delante de Jehová! 4 ¿Por qué hiciste venir la congregación de Jehová a este desierto, para que muramos aquí nosotros y nuestras bestias? 5 ¿Y por qué nos has hecho subir de Egipto, para traernos a este mal lugar? No es lugar de sementera, de higueras, de viñas ni de granadas; ni aun de agua para beber.6 Y se fueron Moisés y Aarón de delante de la congregación a la puerta del tabernáculo de reunión, y se postraron sobre sus rostros; y la gloria de Jehová apareció sobre ellos".