Volver a página principal
2012-04-01
Hollando sobre serpientes y escorpiones

Jesús nos ha dado autoridad para hollar sobre serpientes y escorpiones y toda fuerza del mal, pero es necesario tener un calzado para poder pisarlos y no recibir su veneno. Este calzado es el “Calzado del apresto del Evangelio de la Paz”.  El Señor quiere desatar lo que ha sido atado por el enemigo, también lo que ha sido atado por el hombre, y   especialmente, lo que quiere utilizar.  Dios quiere usarnos, y usar a nuestros hijos, y para que ellos puedan ser usados debemos nosotros ser desatados primero.  Dios quiere usar una nueva generación, que al igual que el burrito que montó Jesús en su entrada a Jerusalén, nunca haya sido “montada” por el enemigo, para hacerlos portadores de la gloria de Dios. 

Lucas 10:17-18 “Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre. 18 Y les dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. 19 He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará.”

Cristo nos da autoridad sobre tres clases de fuerzas del mal:

  • Serpientes
  • Escorpiones
  • Toda fuerza del enemigo.

Recordemos que Jesús llamó a doce discípulos, pero que de esos doce escogió a tres, Pedro, Juan y Jacobo, para ser sus íntimos. Delante de ellos se transfiguró y resucitó a la hija de Jairo, el principal de la sinagoga; sin embargo, en estos versículos, la Biblia nos refiere que Jesús envío a setenta.

Jesús tuvo un círculo de oración, gente confiable a la cual abrirle su corazón, Pedro, Juan y Jacobo eran tres, y con Jesús cuatro. Cuatro fueron los amigos que bajaron al paralítico en una camilla por el techo de la casa donde estaba Jesús para que éste lo sanara. Esos amigos eran personas de fe. Nosotros como cristianos que estamos llamados a imitar a Jesús en todo, también debemos tener nuestro círculo íntimo para orar, personas de fe que nos ayuden a provocar milagros.

Retomando los versículos anteriores, vemos que cuando estos setenta discípulos llegaron luego de Jesús haberlos enviado, se regocijaban porque aun los demonios se les sujetaban. Jesús vio orgullo en el corazón de ellos. La actitud que tenían estos discípulos le recordó a Jesús a Satanás y por eso les dijo: “Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo”, no dijo vi, porque la caída de Satanás fue progresiva, al igual que la caída del hombre.

A seguidas se refirió a que nos daba autoridad. Jesús utilizó dos animalitos para representar fuerzas del mal: serpientes y escorpiones. Asimismo utilizó animales para representar la deidad.La Bibliase refiere a Jesús como el cordero de Dios y el Espíritu Santo apareció en forma corporal de paloma.

La serpiente y el escorpión son animales venenosos, pero la diferencia es que la serpiente tiene el veneno en la lengua, mientras que el escorpión lo tiene en la cola.

Son afectados por el tipo de fuerza del mal que representa el escorpión, aquellos que van a casinos a jugar y comienzan ganando y de repente comienzan a perder hasta que lo pierden todo.

Sea serpientes o escorpiones, tenemos autoridad para hollarlos, pero no podemos hacerlo estando sin calzado, es decir, descalzo. Para hollar debemos tener calzado. Efesios 6 nos explica cual es ese calzado. Efesios 6:15 “y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.”

Una vida que habla a otros de Cristo, una iglesia que evangeliza, tienen calzado, autoridad para hollar serpientes y escorpiones.

Efesios 6:12 “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.” 

Un principado y una potestad actúan juntos desde regiones celestes. Cuando eres hijo de Dios y tu nombre está inscrito en los cielos, es como si tuvieras un sello que dijera: “ese(a) no lo toques, es mio” pero si no lo eres, no tienes ninguna autoridad sobre el reino de las tinieblas.

Por eso en la historia que se narra en el libro de los Hechos, sobre los siete hijos de un hombre llamado Esceva, judío, jefe de los sacerdotes, que intentaron invocar el nombre del Señor Jesús para hacer salir un espíritu malo de un hombre, diciendo: “Os conjuro por Jesús, el que predica Pablo,” fueron avergonzados, porque el espíritu malo les dijo: “A Jesús conozco, y sé quién es Pablo; pero vosotros, ¿quiénes sois?”. Entonces el hombre en quien estaba el espíritu malo, saltó sobre ellos y dominándolos, los hizo huir desnudos y heridos. (Hechos 19:14-16)

Por eso el Señor Jesús dijo en Lucas 10:20 “Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos.” El centro del evangelio no es la sujeción de espíritus, sino el que nuestro nombre esté escrito en el Libro de la vida.

I) Desatando lo que el enemigo ató.

La Biblianos habla de tres casos en los cuales Jesús tuvo que desatar personas que fueron atadas por fuerzas del mal.

Lucas 13:10-11 “Enseñaba Jesús en una sinagoga en el día de reposo; 11 y había allí una mujer que desde hacía dieciocho años tenía espíritu de enfermedad, y andaba encorvada, y en ninguna manera se podía enderezar.” 

No toda enfermedad es demonio, existen enfermedades producto de nuestra naturaleza caída, por esola Palabradice que Jesús llevó nuestras enfermedades, por eso debemos ser equilibrados y pedir la dirección del Espíritu Santo, para no estar pensando que todo es un demonio, pero tampoco que los demonios se jubilaron, estos pueden atarnos con enfermedades, como le pasaba a esta mujer de la cual nos relata el evangelio de Lucas.

Lucas 13:12 “Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, eres libre de tu enfermedad. 13 Y puso las manos sobre ella; y ella se enderezó luego, y glorificaba a Dios.” 

  • Tiene que haber una declaración de libertad
  • Jesús puso las manos sobre la mujer, no tenía necesidad de hacerlo, pero lo hizo para mostrarnos a nosotros que en ocasiones es necesario hacerlo.
  • Ella se enderezó.
  • Cristo dio la declaración y puso las manos, pero a ella le tocaba enderezarse.
  • Jesús hizo lo imposible, para que ella hiciera lo posible.

Lucas 14-16 “Pero el principal de la sinagoga, enojado de que Jesús hubiese sanado en el día de reposo, dijo a la gente: Seis días hay en que se debe trabajar; en éstos, pues, venid y sed sanados, y no en día de reposo. 15 Entonces el Señor le respondió y dijo: Hipócrita, cada uno de vosotros ¿no desata en el día de reposo su buey o su asno del pesebre y lo lleva a beber? 16 Y a esta hija de Abraham, que Satanás había atado dieciocho años, ¿no se le debía desatar de esta ligadura en el día de reposo?” 

Ningún día había sanidad en la sinagoga, pero POR DONDE CRISTO PASA, ALGO PASA.

Jesús habló de atadura y ligadura. El atado quiere desatarse pero no puede, necesita que alguien lo desate. Jesus le dijo a la mujer, se libre de tu atadura  porque hay quienes se acostumbran y no quieren salir de eso, la hacen parte de si mismos, como las personas que desde pequeñas se acostumbran a comprar a crédito o a tomar dinero a un interés muy alto. Pero dice la Palabra que para eso vino Jesús, para deshacer las obras del mal.

II) Desatando lo que los hombres ataron.

 Juan 11:38-40 “Jesús, profundamente conmovido otra vez, vino al sepulcro. Era una cueva, y tenía una piedra puesta encima. 39 Dijo Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días. 40 Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?”

  • Cristo pudo haber quitado la piedra, pero dijo que la quitaran para mostrarnos que muchos de nosotros necesitamos ser desatados.
  • Marta dijo “Señor, hiede ya, porque es de cuatro días”. Cristo quiere resucitar lazaros, pero mucha gene no quiere quitar la piedra (incredulidad) y viven con un constante no se puede, es imposible.

Juan 41-43 “Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído. 42 Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado.  43 Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! 44 Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.”

La voz de autoridad lo liberó, pero salió atado y con el rostro envuelto, Jesús ordenó que lo desataran

Para que hubiese milagro había que quitar la piedra y Jesús lo resucitó. El hizo lo imposible y nosotros lo posible.

  • Hay personas que necesitan que sus manos sean desatadas para sembrar, acariciar, dar.
  • Gente atada al control, al Mouse que lo mete en cuevas de pornografía y lo esclaviza.
  • Podemos ser libres de las manos porque un día Él, Jesús, se las dejó clavar y de los pies porque a Él se los clavaron para que nosotros podamos correr hacia Él y danzar de gozo.
  • El sudario representa a gente con personalidad ficticia que necesita ser libre de esa falsa identidad para poder mostrar a Jesús.

III) Desatando lo que el Señor quiere utilizar.                                                                                                

Mateo 21:1-3 “Cuando se acercaron a Jerusalén, y vinieron a Betfagé, al monte de los Olivos, Jesús envió dos discípulos, 2 diciéndoles: Id a la aldea que está enfrente de vosotros, y luego hallaréis una asna atada, y un pollino con ella; desatadla, y traédmelos. 3 Y si alguien os dijere algo, decid: El Señor los necesita; y luego los enviará.”

Parece ser que Jesús pasó y vio la burra atada y el pollino con ella. El estaba suelto pero a la par de ella, por eso mandó a desatar a la madre,

  • El Señor quiere una generación nueva en la cual Satanás no se ha montado.
  • Muchos de nosotros conocimos a Jesús grandes y ya el jinete malo se había montado y nos había dominado con espuelas.
  • El Señor busca desatar a los padres.

Mateo 21:7-9 “y trajeron el asna y el pollino, y pusieron sobre ellos sus mantos; y él se sentó encima.     8 Y la multitud, que era muy numerosa, tendía sus mantos en el camino; y otros cortaban ramas de los árboles, y las tendían en el camino. 9 Y la gente que iba delante y la que iba detrás aclamaba, diciendo: ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!”

  • El asna estaba atada, el burrito no.
  • El burrito nunca había sido montado.
  • La orden era desatar a la mamá burrita.
  • El desatar a la madre implicaba que el pollino fuera a Jesús.
  • Primero los padres para que vayan los hijos.
  • Jesús se montó sobre un pollino. Dios quiere utilizar a nuestros hijos, pero nosotros debemos soltarlos.

 “….. y pusieron sobre ellos sus mantos; y él se sentó encima.”  Se necesita cobertura de alguien que cuide.

Pero nos podríamos preguntar y el papá? Porque no aparece en el relato. Eso mismo es lo que pasa hoy día en las familias, que sólo la madres se preocupan de todo lo espiritual y anímico de los hijos, muchas veces el padre se limita a ser un proveedor y a medias. Por eso vemos que a reuniones del colegio sólo va la madre, cuando el niño se enferma la mamá es que se encarga de cuidar al niño y llevarlo al médico..

“….. tendía sus mantos en el camino; y otros cortaban ramas de los árboles, y las tendían en el camino.

Con esta parte el Espíritu Santo busca Ponerles el camino suave.

Aclamaban a quien se montó en el pollino, no al burrito.

Conclusión: 

El Señor nos ha dado su autoridad para en Su nombre hollar serpientes y escorpiones. Nos ha dado potestad sobre toda fuerza del enemigo, y nada nos dañará.  Autoridad para:

Desatar lo que el enemigo ató:

  • Tiene que haber una declaración de libertad
  • Imposición de manos si es necesario hacerlo.

Desatar lo que los hombres ataron.

Debemos ayudar a otros a quitar la piedra (incredulidad), a avivar la fe de los que viven con un constante no se puede, es imposible.

  • Ayudar a los que tienen personalidad ficticia que necesitan ser libres de esa falsa identidad para poder mostrar a Jesús.

Desatar lo que el Señor quiere utilizar.

  • El Señor quiere una generación nueva en la cual Satanás no se ha montado.
  • Nuestros hijos son como ese pollino que aunque no estaba atado, no se movía porque estaba a la par de su madre, que si estaba atada.
  • Muchos padres necesitan primero liberación, para que sus hijos puedan ser portadores de la Gloria de Dios, y nosotros debemos ayudar a que sean desatados.

Este es el año de la autoridad. En el 2012 Dios va a despertar a muchos a una realidad con su Hijo Jesús y nosotros, los que estamos capacitados debemos darles del comer el pan de la Palabra.