Volver a página principal
2011-10-09
Claves para pedir conforme a Su voluntad

David encontró la voluntad de Dios en su vida y en su generación, así también debemos hacer nosotros. La Palabra nos instruye que podemos pedir cualquier cosa a Dios y obtenerla, pero si es conforme a Su voluntad. Conocer la voluntad de Dios nos capacita para saber cómo y qué debemos pedir en oración. La Palabra nos muestra claves para poder pedir eficazmente. Debemos pedir a Dios confiando plenamente en Él, para Su deleite, estando en acuerdo y armonía, con fe, esperando recibir, pidiéndole a nuestro Padre y sabiendo que si Él nos ha dado su Hijo, cómo juntamente con Él, no nos dará, todas las cosas.

Si estudiamos la vida de David vemos que él encontró la voluntad de Dios en su vida y en su generación. Debemos saber cuál es la voluntad de Dios para nuestra vida y el lugar donde estamos. Debemos buscar la voluntad de Dios en nuestro trabajo, en nuestra santificación, en la sujeción a Él y a los que están sobre nosotros y la voluntad de Dios en saber pedir, pues podemos pedir cosas que no están dentro de la voluntad de Dios.

CLAVE 1: LA CONFIANZA QUE TENEMOS EN ÉL, PEDIR CONFORME A SU VOLUNTAD

1Jn.5:14 Esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye.

Nosotros a un desconocido no lo dejamos entrar en nuestra casa, ni lo sentamos en nuestra mesa. La confianza viene de conocer a la persona. Aprendemos a confiar en Dios cuando lo conocemos, cuando vemos que Él no falla, mientras mas lo conocemos más confiamos en Él.

¿Si pedimos algo que no sea conforme a Su voluntad?, Dios entonces no nos escucha, porque pedimos fuera de Su voluntad. Todo tiene un tiempo en Dios y en Su voluntad. Hay momentos en los cuales Dios nos llama a pedir conforme a Su voluntad.

1Jn.5:15 Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.

La condicionante es pedir conforme a Su voluntad para que Él nos escuche. Dios responde cualquier cosa, pero, conforme a Su voluntad. Aunque no tengamos la respuesta, si pedimos conforme a Su voluntad sabemos que la petición ya ha sido escuchada y está en sus manos.

Mt.21:22 Todo lo que pidieren en oración pidiendo lo recibirán.

Debemos comenzar a gozarnos desde que tenemos la promesa.

Mt.18:12 "¿Qué os parece? Si un hombre tiene cien ovejas y se descarría una de ellas, ¿no deja las noventa y nueve y va por los montes a buscar la que se ha descarriado?

Mat 18:14 "De igual modo, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos que se pierda uno de estos pequeños.

Dios no desea que los recién convertidos se pierdan, cuando nos unimos al deseo de Dios de que todos procedan al arrepentimiento, estamos siendo colaboradores de que se cumpla Su voluntad.

CLAVE 2: PEDIR PARA SU DELEITE: PEDÍS Y NO RECIBÍS.

Stg,4:2-3 "Codiciáis y no tenéis; matáis y ardéis de envidia y nada podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís. (3) Pedís, pero no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites."

Muchas veces pedimos por envidia, contienda y eso Dios no lo escucha, porque podemos pedir por capricho. Dios tampoco escucha cuando pedimos para nuestro deleite carnal, pero hay momentos que cuando insistimos pidiendo para nuestra carne, como Israel con el maná, Dios lo concederá para que aprendan la lección.

1 Sam.1:11 "E hizo voto diciendo: "¡Jehová de los ejércitos!, si te dignas mirar a la aflicción de tu sierva, te acuerdas de mí y no te olvidas de tu sierva, sino que das a tu sierva un hijo varón, yo lo dedicaré a Jehová todos los días de su vida, y no pasará navaja por su cabeza"

Aquí la palabra que más se repite es "tu sierva", anteriormente ella no pedía como sierva, hasta que no aprendió a pedir como sierva, Dios no la escucho.

Podemos ver también en el caso de Martha y María, Dios escucho a María porque pidió a sus pies, rendida, humillada.

Dios conoce el corazón del hombre, lo pesa en balanza y sabe cuando pedimos para nuestro deleite o deseando Su voluntad.

Podemos pedir para nuestro deleite, pero tiene que llegar un momento que pidamos conforme a Su voluntad y esto lo hacemos en el Lugar Secreto.:

CLAVE 3: PONERSE DE ACUERDO

La palabra acuerdo en griego es sinfono, de aquí viene sinfonía que es una orquesta con una gama de instrumentos que se ponen de acuerdo para entonar bellas melodías.

Ponerse de acuerdo es de las cosas más difíciles, por esto hay familias y empresas que no alcanzan lo que desean pues no logran ponerse de acuerdo. Debemos entender que los que nos rodean son diferentes para que nos compenetremos.

Mt.18:19 "Otra vez os digo que si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra acerca de cualquier cosa que pidan, les será hecho por mi Padre que está en los cielos"

Si logramos ponernos de acuerdo, Dios nos escuchara y dará aquellos que pedimos. Debemos entender el principio de estar de acuerdo y para esto debemos interiorizar que somos diferentes, hechos así por Dios para que podamos compenetrarnos unos con otros.

Mt.18:20 "porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos."

Podemos estar reunidos dos o tres, pero no estar de acuerdo, entonces debemos entender que Dios está en medio de aquellas personas que están de acuerdo en el Padre.

Dos o tres congregados en Su nombre, pero estando de acuerdo, el Señor se pone en medio de nosotros.

Mt.18:21-22 "Entonces se le acercó Pedro y le dijo: --Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? (22) Jesús le dijo: --No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete"

El Señor se pone en medio de nosotros cuando estamos de acuerdo, pero si hay falta de perdón, pleitos, el Señor no actúa, hasta que nos reconciliemos.

CLAVE 4: PEDIR CON FE, NO DUDANDO

Stg.1.5 Si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.

Lo que nos hace falta debemos pedírsela a Dios y si es bueno Dios nos lo va a dar y sin reproche.

Stg.1:6 " (6) Pero pida con fe,[7] no dudando nada, porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. (7) No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor,

Hay personas que un día creen y al siguiente no creen.

Heb.6:17 "(17) Por lo cual, queriendo Dios mostrar más abundantemente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su consejo, interpuso juramento, (18) para que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros. (19) La cual tenemos como segura y firme ancla del alma, y que penetra hasta dentro del velo."

Cuando una embarcación esta a la derriba, tira el ancla, entonces para nosotros no dudar debemos tener un ancla, por esto entendamos que Dios no cambia y no miente.

CLAVE 5: PEDIR AMANDO AL SEÑOR

1 Co.3:3-7 "(3) Y si repartiera todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregara mi cuerpo para ser quemado, [3] y no tengo amor, de nada me sirve. (4) El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no se envanece, (5) no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor;(6) no se goza de la injusticia, sino que se goza de la verdad. (7) Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta."

Cuando uno ama cree, el amor a Dios nos hace creerle y nos hace esperar y soportar todo lo que suceda.

CLAVE 6: PEDIRLE NO COMO DIOS, SINO COMO PADRE

Lc.11:11 "¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide pescado, en lugar de pescado le dará una serpiente?

Debemos acercarnos a Dios como Padre, sabiendo que Él me dará lo mejor, viendo mas adelante, viendo lo que es mejor para nosotros.

CLAVE 7: SABER QUE YA NOS DIO LO MAS VALIOSO

Ro.8:31-32 ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?

(32) El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?

Si Dios ya nos dio a Su hijo, lo que más amaba, ¿como no me dará cualquier otra cosa?

Hermanos aprendamos a pedir conforme a Su voluntad y esta voluntad tiene varias facetas que debemos aprender

1. Pedir confiando totalmente en Él

2. Pedir para Su deleite, no para nuestra carne.

3. Pedir poniéndonos de acuerdo, porque ahí el Señor enviará Su bendición y Su voluntad será hecha.

4. Pedir con fe no dudando, necesitamos un ancla y esa es que Tu no cambias

5. Pedir amando al Señor, cuando se ama se cree, se espera, se soporta por amor. Amemos a Dios con todo nuestro corazón y toda nuestra alma.

6. Pedirle no como Dios, sino como Padre.

7. Pedir sabiendo que Dios ya nos dio lo más valioso, a Su hijo Jesucristo y juntamente con Él todas las cosas.

Necesitamos estas siete claves en nuestra vida, tenemos que aprender a ponernos de acuerdo, sobre todo cambiar nuestro carácter, depositar nuestra confianza total en Él. Abandonémonos totalmente en Sus manos.

Recibamos la gracia para no pedir para nuestro deleite y para contender, sino pidamos para Su deleite.