Volver a página principal
Ministerio Apostólico
Biografía

Apóstol, Fernando Ortíz

Nací en la ciudad de Guatemala, hijo de dos extraordinarios padres: Félix Ortiz y Angélica Morales. A los 22 años conocí a Cristo como Señor y Salvador, y esa misma noche en mi cuarto, ante la interrogante de por qué nunca había sentido que alguien me amara, escuché una voz que me dijo: "Un día tu padre terrenal, en ignorancia, interpuso su brazo para que no lo abrazaras y te dijo que los hombres no abrazan a los hombres, ni andan besando; mas Yo, tu Padre Celestial, envié a mi Hijo Jesucristo a abrir sus brazos para mostrarte el verdadero amor".

Quince días después fui bautizado por el Espíritu Santo y luego fui bautizado en agua. Desde ese momento inició una etapa especial para mi vida, pues literalmente fui prosperado por Dios en todas las cosas. A los 27 años poseía casa propia, carro de último modelo y no debía un solo centavo. A los 28 años fui llamado por el mismo Señor a dejar todo lo material y servirle a tiempo completo. Había sido fogueado estando al frente del Departamento de Discipulados de Ministerios Elim en Guatemala y luego, siendo enviado a enseñar en iglesias de la ciudad y del interior del país. Conocí selvas y montañas, y fui enviado donde nadie quería ir, debido a la situación entre la guerrilla y el ejército.

El 15 de diciembre de 1987 llegué a la República Dominicana con mi esposa Walesca Cano, y junto a un pequeño grupo de hermanos, iniciamos una obra en un lugar alquilado. Más tarde, Dios nos permitió comprar la primera de cinco propiedades con las cuales contamos actualmente, y edificar un precioso templo, donde lo más hermoso ha sido, ver la manifestación de Su Presencia y Su Gracia todos los días.

Dios me ha permitido escribir cuatro folletos doctrinales llamados "Espigando" y el libro "La Revelación del Padre de Amor", el cual trata de cómo destruir al espíritu de orfandad que tomó dominio sobre el hombre como producto de la Caída, y le robó el concepto del Padre de Amor. Nunca imaginé que este libro produciría tanto impacto en diferentes lugares del mundo, especialmente entre personas no creyentes, de las cuales he recibido el testimonio de que han establecido una relación personal con Dios por medio de Jesucristo.

En la actualidad Dios me ha permitido ver como nuevas obras se han abierto en diferentes lugares, tanto a nivel nacional como internacional, siendo la última: "Iglesia Casa sobre La Roca", en Cauquenes, Chile. El ver como Dios ha levantado personas a mi alrededor, y les ha dado preciosos ministerios, es motivo de regocijo para mí, pues se cumple con esto el deseo de nuestro Señor Jesucristo: "La mies a la verdad es mucha, mas los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies" (Lc. 10: 2)

A continuación, deseo compartirte algunas de las frases que se han hecho vida, en mi vida:

  1. La fe no es fe, hasta que no es lo único que te sostiene.
  2. Dios no va a ser nuestro todo, hasta que no sea lo único que tengamos.
  3. Valiente no es el que no siente miedo, sino el que a pesar de sentirlo, actúa.
  4. Si no estamos dispuestos a morir por una visión, no podremos vivir por ella.
  5. ¡Qué Dios tan grande tenemos, tanto que no tiene tamaño; mas siendo tan grande, se ocupa de pequeños y hasta de nuestras pequeñeces!
  6. La religión es el intento del hombre por llegar a Dios, la relación personal con Cristo, es la evidencia que Él llegó a nosotros.
  7. La religión enseña a repetir, la relación personal con Cristo a innovar.
  8. Los padres de fe son aquellos que no sólo alcanzan a ver en sus hijos lo físico, sino el plan y propósito de Dios para sus vidas.
  9. Jesús murió perdonando, mas resucitó bendiciendo; sólo perdona el que muere a su yo, para luego ser bendición por medio de Aquel que nos resucita: Cristo.
  10. Cristo murió con heridas, mas resucitó con señales.
  11. Entre más grande fue la herida que nos hicieron, por medio del Cristo resucitado, más grande será la señal de que Él está vivo en nosotros.
  12. Jesús no vino a hablar de Dios, Él vino a mostrar al Padre Dios.

 

Fotos de la Familia Apostólica