El Legado como Paternidad Responsable.

Por: Pastor Milton Méndez                                                                                                                                                             

Dios dijo en una ocasión: “ Edificaré mi Iglesia”, y El lo hace a través de aquellas personas que dispongan el corazón. Es lo que debemos anhelar en nuestro corazón.

Quiero desafiar a los padres de familia. Probablemente eres abuelo o padre, pero quiero dar una palabra de esperanza a las madres que educan a sus hijos solas y a los que tienen un padre ausente, que no saben quién es, que nunca ha estado en aquellos momentos importantes, para responder sus preguntas, para que afirmaran su identidad.

El Salmo 145:4 nos dice: Generación a generación celebrará tus obras, y anunciará tus poderosos hechos. Pero dice ante otra generación.

 

Hace mucho tiempo se escuchaba decir que los hijos son la iglesia del mañana, pero en realidad ellos son la Iglesia de hoy, ¿pero cómo podemos hacer la gran diferencia? Pensando con una paternidad responsable a la cual quiero desafiarte.

Genesis 32:9 Y dijo Jacob: Dios de mi padre Abraham, y Dios de mi padre Isaac, Jehová, que me dijiste: Vuélvete a tu tierra y a tu parentela, y yo te haré bien. 

Es un cuadro hermoso ver al abuelo afirmar quien es su Dios, también el hijo afirmando: el Dios de mi Padre, y a la tercera generación, decir: yo le sir vo al Dios de mi abuelo, y ahora al Dios de mi padre y el continúa diciendo “a mi Dios”. 

Una paternidad responsable. Hoy en día vivimos una pandemia llamada “iresponsabilidad”. Vivimos en una generación de muchas opciones, sin aceptar responsabilidades. 

En Jueces 2:10-11 dice: Y toda aquella generación también fue reunida a sus padres. Y se levantó después de ellos otra generación que no conocía a Jehová, ni la obra que él había hecho por Israel. Después los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos de Jehová, y sirvieron a los baales.

Ellos sabían las obras de Dios, pero ellos dejaron de hacer lo que tenían que hacer, hicieron lo malo delante de Dios adorando los baales. Como resultado, esa generación fue consumida.

¿Las personas se alejan de Dios por el pecado o el alejarse de Dios les conduce a pecar?  Cuando Luzbel fue creado, dejó de hacer las cosas que tenía que hacer para enfocarse en sí mismo, entonces comenzó su ruina. Israel dejó de hacer lo que tenía que hacer y como consecuencia resultó una generación perdida.

Deuteronomio 6:4-7 “Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Y amarás a Jehová tu Dios e todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas.  Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.”

¡Escucha República Dominicana, ama a Jehová con todo tu corazón!  Debes aceptar el  compromiso. Dios le dijo a Israel: “debes de comprometerte con todo tu ser a cumplir cada uno de los mandatos que hoy te entrego. Repítelo a tus hijos, habla con ellos de esto en todo tiempo. En cualquier oportunidad que encuentres hablales acerca del Dios de Israel. Cuando se acuesten, se levanten. Este compromiso hará una gran diferencia.

Es un hecho que Abraham se convirtio en una nación grande, y afirmamos que es un hecho que República Dominicana se convertirá en una nación grande, y a través de Abrahan será una nación grande. Dios ha venido para que los padres instruyan a sus hijos, a su familia y pongan en práctica lo que es correcto.

¿Cómo tú y yo podemos ser un instrumento de bendición?, ¿Cómo podemos hacer que nuestros hijos sean una diferencia en la próxima generación?.

El Salmo 78:4 nos enseña: No las encubriremos a sus hijos, Contando a la generación venidera las alabanzas de Jehová, Y su potencia, y las maravillas que hizo. El estableció testimonio en Jacob, Y puso ley en Israel, La cual mandó a nuestros padres Que la notificasen a sus hijos; Para que lo sepa la generación venidera, y los hijos que nacerán; Y los que se levantarán lo cuenten a sus hijos, A fin de que pongan en Dios su confianza.  De modo que cada generación pudiera establecer su esperanza en Dios y obedecer sus mandatos.

Hay un privilegio que Probervios 1:8 nos dice: Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, y no desprecies la dirección de tu madre.

Hay algo que no podemos delegar a alguién más: la educación de nuestros hijos y  la formación de valores. No caigamos en el error de afirmar que la iglesia o la escuela lo harán. Ellos solo van a confirmar lo que tú estas haciendo en casa. Los valores se aprenden en casa.

Los traumas más grandes que una persona adquirió fueron ministrados en su niñez. Las marcas más horribles fueron en casa. Pero de la misma manera, las señales mas poderosas y las mayores bendiciones fueron ministradas en la casa. Por eso dice la Palabra que dejará el hombre su casa y su padre y madre, para formar otro hogar.

Las flechas, la aljaba y El Arco

 

Salmos 127.3-5: He aquí, don del SEÑOR son los hijos; y recompensa es el fruto del vientre. Como flechas en la mano del guerrero, así son los hijos tenidos en la juventud. Bienaventurado el hombre que de ellos tiene llena su aljaba.

 

Las flechas:

Quiero ilustrar en el antiguo testamento y hablarte del arco, las flechas y la aljaba. En primer lugar dice: como flecha en la mano de un guerrero, y esto nos habla de padres y madres que protegen a sus hijos, de padres guerreros. Es como Moisés, que por la fé de sus padres fue preservado, cono Noé, que por su fé preservo su familia. De alguna manera para que una generación haga la diferencia, se necesitan padres guerreros.

 

La Aljaba; Nos habla de hogar. Las flechas son nuestros hijos. La Palabra dice que nuestros hijos son como flechas en las manos de un guerrero y las flechas tienen el propósito de acertar el blanco. Esto es una ministración de nuestro Señor Jesús, quien a los 12 años se convirtió en una flecha pulida que se había escondido en una Aljaba. En este lugar fue guardado. 

Son los hogares el lugar de formación de valores, de prioridades, donde nuestros hijos empiezan aprender valores. La Iglesia también es una aljaba, pero el plan original es tu casa; papá y mamá formando los valores de sus hijos, guardándolos en una aljaba para que en un determinado tiempo como el Padre saco la flecha llamada Jesús y cumplió su propósito, así nuestros hijos sean guardados para cumplir su llamado. 

Queremos que  nuestros hijos sean exitosos pero, ¿que significa el éxito? La Biblia nos dice: “para que te vaya bien y tengas éxito”. Pero, ¿qué es éxito?, porque el mundo tiene la forma de definirlo. El éxito significa que tú estés en el lugar que Dios quiere que estés, porque así vas a poder hacer lo que Dios ha planeado que hagas y cumplir con el propósito por el cual has sido creado. Éxito a la manera de Dios. Podemos hacer que nuestros hijos tengan ese tipo de exito en la Aljaba, en el lugar de formación. 

En algún momento nuestros hijos tendrán que salir de casa. Tus hijos pequeños son absulatemente  y completamente dependientes de ti. Nuestra función cuando están creciendo es enseñarles independencia, en el sentido de independizarse para formar su hogar y aprendan a depender de Dios. Independencia responsable.

El Arco: El blanco donde debe dar la flecha es el llamado de Dios para la vida de nuestros hijos. El Arco firma implica la tensión suficiente para lanzar la flecha. Existen tres tipos: El Arco firme, el Archo flojo y el Arco engañoso. Pero quiero enfocarme en la bendición paternal.

En Génesis 35.18 Y aconteció que al salírsele el alma (pues murió), llamó su nombre Benoni; mas su padre lo llamó Benjamín. 

Note este pasaje. Por alguna razón el parto de ésta madre fue complicado y llamó a su hijo Benoni, que significa hijo de mi dolor, una identidad equivocada, algo que no iba a funcionar. Pero note la importacia de la sombra paternal. El Padre lo llamó Bejamín, que significa: Hijo de mi diestra y diestra nos habla de bendición. Jesús, es la mano derecha de Dios. Si el Padre no interviene se hubiera perpetuado la maldición. Es muy importante la interveción de un padre o de un abuelo para afirmar la identidad de los hijos. 

Génesis 49:1 Y llamó Jacob a sus hijos, y dijo: Juntaos, y os declararé lo que os ha de acontecer en los días venideros. 

Es el poder de la bendición de un padre, de una paternidad responsable. Aún Jesús en los momentos más significativos de su vida, su Padre afirmó Su identidad. Cuando tus hijos nazcan, empiecen a asistir a la escuela, cuando sean adolescentes, cuando se graduen de la universidad, afirma su identidad. Cada momento significativo de su vida, afirma su identidad, dando el poder de la bendición sobre ellos. El poder que se desata cuando se bendice a los hijos.

En esos momentos de diálogo, en los cuales estás conectado con Dios y dices: !Vive el Señor, en cuya presencia estoy!!”, afirma la identidad de tus hijos y que luego puedas decir se afirmará sobre los hijos de sus hijos. 

En una comunidad judía del Estado de New Yersey, dos madres decian una a la otra: David es un prominente médico, y la otra dice: Sarah es una extraordinaria abogada. Pero ambos hijos era menores de edad. Es mejor que digas: que sean las personas que Dios quiere que sean. Esas son palabras importantes para afirmar la identidad de nuestros hijos. Tu fe hará la diferencia. 

¿Que tan lejos llegarán nuestros hijos? Dependerá de la fe y la dirección que pongas en la flecha. Pero debes bendecirlo, no solo orar por ellos, es que le puedas decir mirándolos a los ojos: te bendigo para que tu corazón sea prosperado; te bendigo en la carrera que estás haciendo. Se escuchó una voz del cielo diciéndole a Jesús: “éste es mi hijo amado”. Bendice a tus hijos en las diferentes etapas de su vida. 

Génesis 49:24 Pero su arco permaneció tenso, y sus brazos fueron fortalecidos por las manos del Poderoso de Jacob,  por el Pastor, la Roca de Israel.  

Lo contrario de esto es el archo flojo. Un padre flojo es un padre que no hace su función paternal: afirmar la identidad de sus hijos e hijas. Lo que se está afirmando es la femeneidad o la masculinidad de los hijos. El arco flojo significa padres que no afirman la identidad de sus hijos. David y Adonías son ejemplos. El padre de David nunca le había pedido cuentas de lo que hacía y lo mismo hizo él con su hijo.

David debió pedir a su hjo cuentas de sus acciones. Adonias necesitó una sombra paternal que lo ayudara. 

En Estados Unidos de cada 100 niños de la población anglosajona, el 25% tiene un padre ausente; el 50% de niños latinos tienen un padre ausente, y el 75% de aformaericanos tiene un padre ausente. De 100 niños solo el 25% tienen una sombra paternal. Debemos marcar un compromiso que haga diferencia. Puede alguien decir que es madre soltera, o que no conoce a sus padres, pero hay una esperanza en la Palabra que nos dice que Dios puedea llenar ese vacio.

Jefte fue criado en un hogar disfuncional, pero su fe fue mayor que su desventaja. En el caso de Timoteo,  la fe de su madre y  de su abuela hizo que a Timoteo no le faltara una sombra paternal. Tu fe debe ser más grande que tu necesidad. Dios habita en ministerios que afirmen tu identidad.

El arco engañoso son aquellas padres que no tienen capacidad para bendecir a sus hijos. Elí y Lot fueron ejemplo de esto.

Salmos 145:4 Una Generación alabará tus obras a otra Generación,y anunciará TUS HECHOS Poderosos.

El compromiso que hará una gran diferencia es la paternidad responsable. No erremos como Israel, que no hicieron lo que tenían que hacer y por lo tanto se olvidaron del Dios de sus padres. Tu puedes marcar la diferencia en tus generaciones. Hoy Dios levanta hombres de fe, con arcos firmes que tengan el poder de la bendición a través de sus palabras sobre sus hijos y su descendencia. Dios, te pido en el nombre de Jesús, que fortalezcas la fe de las madres solteras, y su fe sea más grande que cualquier desventaja.