Salmo 30: Un memorial a Dios

Salmos 30:1-12 Te glorificaré, oh Jehová, porque me has exaltado, y no permitiste que mis enemigos se alegraran de mí. 

Jehová Dios mío, a ti clamé, y me sanaste. Oh Jehová, hiciste subir mi alma del Seol; me diste vida, para que no descendiese a la sepultura. Cantad a Jehová, vosotros sus santos, y celebrad la memoria de su santidad.  Porque un momento será su ira,  pero su favor dura toda la vida.  Por la noche durará el lloro, y a la mañana vendrá la alegría. 

En mi prosperidad dije yo: No seré jamás conmovido, porque tú, Jehová, con tu favor me afirmaste como monte fuerte. Escondiste tu rostro, fui turbado.  A ti, oh Jehová, clamaré, y al Señor suplicaré. ¿Qué provecho hay en mi muerte cuando descienda a la sepultura?   ¿Te alabará el polvo? ¿Anunciará tu verdad? 

 

 

 

Leer más...

Lo que Dios promete lo cumple

Josué 21:45 No faltó palabra de todas las buenas promesas que Jehová había hecho a la casa de Israel;  todo se cumplió. 

Existen 5 vertientes de las promesas de Dios:  Lo que Él nos va a dar.  Lo que Él va a evitar que nos ocurra.  Lo que Él va hacer.  Lo que Ël va a otorgar.  Lo que haremos nosotros en Él. 

Lucas 24:49 He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto. 

La enseñanza del hermano Wallis fue hermosa.  La misma nos dice que debemos ser revestidos del Espíritu Santo. Recordemos que el poder más grande, es el poder del amor; por amor Cristo fue a la cruz. 

Leer más...

La promesa del Padre

Hechos 1: 4  Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí. 

Jesús les anunció la venida del Espíritu Santo.  Él había estado con ellos alrededor de tres años y medio,  y cuando se iba, prometió que venía el Espíritu Santo.  Él es el Consolador. Él es real hoy y quiere dar poder a todos para hacer lo que Jesús mandó a hacer; quiere dar el poder que les ayudará a realizar las tareas que les había encomendado. 

Leer más...

Estableciendo el reino de Dios en el corazón

Lucas 9:1-6  Habiendo reunido a sus doce discípulos, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios, y para sanar enfermedades.  Y los envió a predicar el reino de Dios, y a sanar a los enfermos.  Y les dijo: No toméis nada para el camino, ni bordón, ni alforja, ni pan, ni dinero; ni llevéis dos túnicas. Y en cualquier casa donde entréis, quedad allí, y de allí salid.  Y dondequiera que no os recibieren, salid de aquella ciudad, y sacudid el polvo de vuestros pies en testimonio contra ellos. Y saliendo, pasaban por todas las aldeas, anunciando el evangelio y sanando por todas partes.

Jesús llamó a sus 12 discípulos y les dio poder y autoridad para sanar toda enfermedad, para sacar fuera todo demonio y para anunciar el reino de Dios. Los doce discípulos salieron, pero no cumplieron cabalmente la orden del Señor que implicaba que pasaran tiempo en las casas, haciendo discípulos.  Ellos se limitaron a pasar por las aldeas y se concentraron en las sanidades, mas no en el establecimiento del Reino de Dios.  

Leer más...

Lagrimas de Bendición

Mateo 5:4 Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.

Asociamos las lágrimas con la tristeza, en este verso el Señor Jesús está hace referencia a un llanto que necesita consuelo. Constantemente necesitamos producir lágrimas para que nuestro ojo se mantenga lubricado y pueda ver bien. Si se fija, verá que no puede estar ni tan solo unos minutos sin pestañar.

Las lágrimas son una protección para nuestros ojos. Son un mecanismo de defensa en contra de agentes negativos, como son los virus, de manera que estén constantemente limpiando nuestros ojos. De igual manera, en lo espiritual necesitamos derramar nuestras lágrimas delante de Dios. Brotan lágrimas de gratitud cuando la presencia de Dios nos inunda, cuando recordamos  que nuestro Señor Jesús tomó, por amor, nuestro lugar en la cruz y nos salvó.

Leer más...

Culto de Damas: Actas contrarias

Testimonio de Claudia Méndez (esposa del Pastor Milton Méndez)

Lo que pasa en la vida de cada uno es problema de cada cual, pero sea lo que sea debe saber, que en el nombre de Jesús y por el poder de Su sangre, esos problemas, esas culpas y esas actas contrarias que se han levantado en su vida y en la mía, han sido cancelados. Hoy, usted está conociendo estas verdades para que de una vez y para siempre,  pueda terminar con toda deuda antigua que por años le ha acusado o no le ha dejado avanzar.

1ra Samuel 17:9 “Si él pudiere pelear conmigo, y me venciere, nosotros seremos vuestros siervos; y si yo pudiere más que él, y lo venciere, vosotros seréis nuestros siervos y nos serviréis.”

Leer más...